Aven contraataca parte 1: Plan de Citas

Y bien compañeros seductores, supongo que estarán enojados conmigo porque hace algún tiempo no subo nada a este blog, o tal vez habían pensado que mis días como seductor habrían terminado… pero no es así, o al menos no del todo. Lo que sucede es que mis ocupaciones me han impedido estar subiendo mis historias en la frecuencia que me gustaría. Pero bueno, acá estoy de nuevo para contarles una buena nueva: Ando saliendo, con una mujer guapa y bastante interesante y quiero compartir con ustedes algunas cosas que me han ayudado a que todo se esté dando a mi favor. Dividiré esta experiencia en diferentes entradas, en esta primera entrega quiero enfocarme en dos aspectos importante: Cómo la conocí generando interés de ella hacia mí, y cómo planeé nuestra última cita. Al grano.

Continúa leyendo Aven contraataca parte 1: Plan de Citas

 

Próximo día de Sarging: Una nueva esperanza

A mi Ala,

Corría en Bogotá el año 2008 cuando en medio del frio cortante de las alturas de mi segunda universidad, una muchacha de ojos bonitos y mirar triste, sentada cómodamente frente al bloque donde acabábamos de terminar nuestra clase de inglés,   me comentaba con dejos de impotencia que andaba aburrida, que necesitaba un cambio, “un viaje, tal vez”, decía. Y yo, embrujado por su belleza, asentía mostrándome a favor de tal idea:

Continúa leyendo Próximo día de Sarging: Una nueva esperanza

 

Despidiendo a Cristina

To start again with somebody new. Was it all wasted, all that love?

Save me – Queen 1980

19 cuadras: Esa era la distancia que frecuentemente recorríamos Cristina y yo para llegar desde el instituto hasta la estación de Transmilenio. Fueron esas 19 cuadras las responsables de que yo aprendiera a soñar con sus sueños y a alegrarme con su sonrisa. En ese pequeño trayecto, Cristina me contaba sus ilusiones infantiles y me confiaba sus miedos prematuros mientras mis sentimientos cedían incontrolablemente al embeleso de sus miradas. Sufría de aquello que los Avens llama monoitis, los Psicólogos limerencia, los Psiquiatras infatuación y los Poetas, simple y llanamente, mal de amor. Pensaba con recelo que Úrsula Iguarán tenía razón al creer que la vida no consistía en una sucesión linear de hechos sino que era un círculo en donde las situaciones se repetían una y otra vez, pues ésta no era la primera ocasión en que me encontraba en una relación similar.

¡Que se vaya el círculo a la mierda! Me prometí

Continúa leyendo Despidiendo a Cristina

 

El Ingenioso Hidalgo don Aven de Bogotá

Mi propósito es meramente asombroso

Pierre Menard Autor del Quijote, Jorge Luis Borges

En algún lugar de la capital colombiana, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha muchos tiempo que vivía un hidalgo de películas piratas, guitarra desafinada, Renault antiguo y Beagle desnutrido. Frisaba la edad de nuestro hidalgo con los 30 años, tenía la piel morena, era de complexión flaca, estatura promedio, gran trasnochador y amigo de la cerveza.

Continúa leyendo El Ingenioso Hidalgo don Aven de Bogotá

 

Sobre cómo empezó todo – Mientras las lágrimas caen

As Tears Go By – The Rolling Stones, 1964

Muchos años después, frente a mi computador con mala conexión a Internet, he de recordar las primeras experiencias que me hicieron caer en el curioso mundo de la seducción. Bogotá era entonces una ciudad de unos 5 millones de habitantes, azotada por las temibles bombas y carro-bombas de alias el Patrón quien trataba de demostrar su poder matando personas a diestra y siniestra. Mi pequeñoburguesa vida, empero, transcurría tranquilamente entre Oki Doki (me enamoré de Patilla), De Pies a Cabeza (me enamoré de Violeta), Fuera de este Mundo (me enamoré de Evie) y Los Años maravillosos (sí, también, me enamoré de Winnie Cooper). Las tardes se nos pasaban jugando Yermis con mis hermanos, mis más grandes amigos en la vida, y los camaradas del barrio. Por las mañana sufríamos al tener que madrugar para ir a aguantar las interminables horas en el colegio mixto donde estudiábamos desde que tengo memoria.

Continúa leyendo Sobre cómo empezó todo – Mientras las lágrimas caen