Mujer teniendo relaciones sexuales

Cómo hacerle verdaderamente el amor a una mujer

Sé, por experiencia propia, que muchos de nosotros tenemos a las mujeres en un pedestal: Las consideramos seres frágiles que deben ser tocadas y amadas con delicadeza. Esto puede aplicar en muchas ocasiones, pero a la hora del amor, muchas de ellas quieren un macho MACHO que las haga mover el piso y no un hombre compresivo que las trate como un flor… Ahora bien, no podemos generalizar y tienes que ver tú mismo qué quiere tu pareja en la cama, y por eso Aven siempre recomienda la comunicación 😉

Sin embargo, navegando por Internet encontré un escrito que considero sumamente importante compartir hoy con ustedes: Es un aviso en Craigslist que causó furor en Internet de una mujer explicándonos a los hombres cómo complacerla… Mucho viene a enseñarnos este artículo, así que prepárate para lo que vas a leer. Te sorprenderá (el artículo original en Inglés los puedes encontrar acá)

Maldita sea, sólo cógeme, ya

Queridos hombres de Craigslist,

Miren, sé que ustedes los hombres la tienen difícil. Las mujeres son casi imposibles de entender, mucho menos de complacer. En una sociedad post-feminista, nunca sabes con exactitud qué debes hacer. Las mujeres son terriblemente selectivas, sé que los somos. También puede ser aterrador, cuando las mujeres enloquecemos por algo que parece ser un hecho sin importancia. Y a los hombres que hacen su mejor esfuerzo por ser seres respetuosos, humanos amigos de las mujeres: Los saludos, de verdad que sí.

Pero por favor, por favor, sólo cógeme ya. Honestamente, aprecio tu consideración. Me gusta que quieras llevar lento las cosas. Puedo entender totalmente la idea de tener una conexión emocional, pero por Dios, CÓGEME. Ya hemos ido a cenar y a tomar unos tragos. Hemos salido a bailar. Nos hemos arrunchado para ver una película. Tengo puesta una camiseta con un escote profundo, y tú has estado viendo mis pechos toda la noche. Por todos los cielos, ponte serio y cógeme.

Cuándo nos ponemos intensos y calientes, por favor toma la iniciativa. Por favor, por favor, cógeme. Confía en mí, yo no voy simplemente a quedarme quieta – Verás cómo me involucro. Pero no me obligues a que meta tus manos dentro de mis cucos. Eso me hace sentir como una violadora. Nos hemos estado besando por media hora y tu mano sigue tocando mi trasero. Eso está bien, pero es hora de seguir adelante. Móntate encima mío. No me hagas montarme a mí encima y empezar un sube y baja en tu miembro como si estuviera practicando una nueva clase de Yoga loco, porque tú NO ME BAJAS AL POZO. Ponte encima y empieza a restregarme como un buen chico lo haría. No chupes gentilmente mis pezones para después retirarte cuando estoy mojada de placer. Que seas tímido es precisamente lo que no quiero. Es lo que NOSOTRAS no queremos.

Está bien, sé que es aterrador. Hay una cantidad de mujeres afuera, que hacen difícil tener sexo. De tal manera, he compilado algunos consejos útiles. No tomes esto como una queja o como regodeo por las Andrea Dworkins del mundo. Son simplemente consejos para hombres tímidos que han olvidado lo que significa pichar como un varón.

  1. Tomar la iniciativa no está mal. Claro, habrá algunas mujeres que sienten que tú eres molesto. Si te estás besando con una mujer y ella empieza a alejarte, pregúntale gentilmente si estás yendo muy rápido. Si dice que sí, dile algo como “Lo siento, es que te ves jodidamente deliciosa. Iré más despacio”. De lo contrario, sigue hábilmente adelante. Si empiezas a besar a una mujer, y ella está respondiendo bien, y en menos de lo que te das cuenta, están ambos en el suelo, ella con su falda arriba y tú encima de ella, no es momento de retirarte y empezar a acariciar incómodamente su cabeza. En serio, sean una maldita pareja. TÚ ERES EL HOMBRES. Actúa como uno.
  2. Por todos los cielos, aprende a respetar el clítoris. Es diferente en cada mujer, así que pregunta lo que le gusta. Por ningún motivo, repito, por NINGÚN MOTIVO muevas simplemente los dedos alrededor de su vagina como si estuvieras tratando de hacerle cosquillas. Tus dedos no son para usar como baquetas de batería en su vulva, como si estuvieras impaciente esperando en la fila del banco. No empujes el clítoris como si fuera el timbre de una casa a la que quieres entrar. Comienza por usar tus cuatro dedos con gentil pero firme presión por fuera de su coño. No cargues con un sólo dedos y empieces a punzar las cosas. Y si en verdad no sabes qué hacer, pregúntale. Sólo dile: “¿Cómo te gusta?” Es una pregunta fácil, y la mayoría de las mujeres la contestarán directamente. Si ella está toda tímida, pregúntale: “¿Te gusta la presión? ¿Es sensible?” Ciertamente, el clítoris es un elemento variable. Trata cada uno cómo si nunca hubieras conocido ninguno antes. Olvídate de todo lo que le gustaba a tu pareja anterior.
  3. A la mayoría de mujeres les gusta que se las cojan, y que se las cojan bien duro. Sí, hay mujeres que siempre quieren hacer el amor – suave, con dulzura, meciéndose amorosamente con una gran cantidad de besos amorosos y contacto visual. Esas mujeres no son la mayoría. La mayoría les gusta que les den bien duro. La mayoría quieren una buena y sólida revolcada. Cuándo una mujere arremete salvajemente  contra ti, no es porque quiere que te retires y muevas tu pene alrededor de su vagina, como si estuvieras mezclando una masa de pastel allí mismo. Es porque quiere que le sujetes sus manos, o que agarres sus caderas, o que pongas sus piernas encima de su cabeza y te la comas bien duro. No tengas demasiado miedo en qué significa esto en cuanto a igualdad de género – soy una puta feminista, pero de todas maneras quiero ser penetrada como si fueras a cogerme hasta la garganta.
  4. Un poco de brutalidad está bien. No te hagas como si no supieras que a algunas mujeres les gusta que les jalen el pelo, ni te sorprendas si ella quiere que la nalguees.  (“¿Nalgadas? ¿En serio? ¿No van a doler?” – Sí duelen, esa es la maldita gracia). Sabemos que has leído Stuff y Maxim, y todas esas revistas de mujeres en las que tienen la sección “Cómo complacerlas”. Comienza con suaves palmadas con toda tu mano en el área de su culo, donde se sienta. Juzga según su respuesta y continúa a partir de ahí. No tienes que doblarla en una rodilla y decirle que es una niña traviesa y que papi va a castigarla – Deja eso para la quinta cita. Las mujeres son menos delicadas de lo que piensas, así que no te preocupes de partirle sus caderas.
  5. Está bien que hagas algo de ruido. De lo contrario, vamos a sentir que nos estamos acostando con un maldito Ninja. A menos de que seas en realidad un Ninja y te hayas colado en nuestros cuartos con unos Nunchakus vibradores y una pijama con cremallera en la espalda, por favor, por favor, haz algo de ruido. Si le estás dando bien duro a una mujer, y ella está llorando mientras dice tu nombre y gime, y tú no eres capaz ni de emitir un gruñido, ella va a sentirse como una idiota. No tienes que hacer los mismos sonidos que ella, pero haz ALGUNO. ¿Te acuerdas cuándo en una película porno la mujer hace algo maravilloso para su chico y él dice algo como “¡Ah!”, medio gritando, medio gruñendo? Es muy EXCITANTE. Hazlo. Susurra su nombre (si lo sabes) rudamente. Gime contra su cuello mientras estás en la posición del misionero. No tienes que gruñir como un gorila de la montaña, pero si estás totalmente mudo, ella va a preocuparse.
  6. A la mayoría de mujeres les gusta hablar sucio, aparte de los gemidos. Si quieres tener algo de conversación sucia, pregúntale si le gusta como te la estás cogiendo. Si responde bien, continúa con algo como: “Me encanta cogerte. Dios, eres putamente sexy”. ¿Ella aún responde gimiendo? “Tienes unas tetas buenísimas” ¿Funciona? Si ella no responde bien a la palabra “tetas”, es tal vez momento de parar ahí. Si sigue respondiendo bien, sigue adelante y cobra tu premio. Intenta lo siguiente:
  • “Dios, tu cuquita es tan apretadita”
  • “Estás toda mojada. ¿Estás así de mojada porque te gusta mi pene atacándote?”
  • “Creo que me voy a venir dentro tuyo. Te voy a llenar esa cuquita” No importa si tienes condón; nos ENCANTA oír esto.

Si todo esto progresa bien, puedes continuar con cosas como: “Sexy perra” y “Puta cochina”. Actúa con cautela, pero por favor, ACTÚA. No camines a medias, no te sientes a esperar. ATACA.

  1. No estás obligado a bajarle al pozo. De igual manera, ella tampoco está obligada a chuparte la verga. No te saltes uno y esperes el otro. Si sí bajas al pozo, el único comentario que deberías hacer acerca de su coño es lo bonito que es. Nada sobre la longitud de su labio inferior, ni sobre el color adentro o la forma en que se depila. No eres un maldito comentarista.
  2. No te quejes del uso de condones. Oh, nosotras también los odiamos. Créeme. Nos lastiman más de lo que los lastiman a ustedes. Pero no queremos quedar embarazadas y tú no quieres infectarte de nada ¿Cierto? No lloriquees por sexo con condón. No nos explique que no puedes venirte con uno puesto. APRENDE a venirte con condón, y si no puedes, ayúdanos a descifrar qué hacer contigo una vez estemos satisfechas y es momento de que tú puedas descargar tu aparato.
  3. En verdad nos gusta cuándo te vienes. Por algo lo llaman el “disparo de la suerte”. Ver el semen salir de ti es una de las cosas más gratificantes EN LA VIDA; sin embargo, no asumas que ella quiere que se lo mandes en su cara. Puede que sí, pero no lo asumas. Ver o sentir que te vienes es una de las cosas más gratificantes para nosotras, así que no hay necesidad de quitarnos este placer, pero por favor consulta antes de descargar. “Creo que me voy a venir ¿Cómo te gustaría?” Es una pregunta adecuada que no debes robarle a tus testículos.

En los últimos tiempos, he sido cogida por un hombre muy agresivo y masculino, y también he sido… bueno cogida no es el término correcto aquí. He sido penetrada por una completa y total gallinita. ¿Adónde quién creen que voy a volver de prisa cuándo esté lista para mi revolcada? Con el Señor Erección Viril, obviamente.

Apuntes finales

Bien, este es el anuncio que quería poner en conocimiento de mis lectores. Tengo acá algunas cosas que añadir:

  1. En resumen, según este escrito a la mayoría de mujeres les gusta el sexo salvaje. Me acuerdo ahora de una frase clave: “Cógeme como si me odiaras” Ponla en práctica la próxima vez que estés con una mujer y déjame saber en los comentarios cómo te fue.
  2. Todas las mujeres son diferentes. Esto es sólo un punto de vista que quería mostrar pero que con toda seguridad NO APLICA PARA TODAS LAS MUJERES.
  3. Hice la traducción algo rápido, así que si ves errores y/o mejoras, escríbemelos en los comentarios
  4. Por favor no olvides suscribirte a mi blog y así cada vez que publique sobre un tema que pueda ayudarte a que te vaya mejor con las mujeres, te llegue el aviso directo a tu correo. Es muy sencillo, sólo deja tu correo acá abajo, no tienes nada que perder y sí podemos ayudarnos entre todos a tener mejores relaciones con nuestras queridas mujeres.

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

 

 

Publicado por

Aven

Soy un nuevo aprendiz en las artes venusianas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.