Foto de entrada que muestra nueva esperanza para salir de levante

Próximo día de Sarging: Una nueva esperanza

A mi Ala,

Corría en Bogotá el año 2008 cuando en medio del frio cortante de las alturas de mi segunda universidad, una muchacha de ojos bonitos y mirar triste, sentada cómodamente frente al bloque donde acabábamos de terminar nuestra clase de inglés,   me comentaba con dejos de impotencia que andaba aburrida, que necesitaba un cambio, “un viaje, tal vez”, decía. Y yo, embrujado por su belleza, asentía mostrándome a favor de tal idea:

  • Deberíamos irnos, – me propuso – eso nos haría más felices ¿No?
  • ¡Sí, claro! – contestaba yo animado, presto a acompañarla hasta el fin del mundo

Y fue de esta manera que me metí en una tormenta de sentimientos encontrados de rabia y fascinación, pues pronto descubrí que ella me veía, por mucho, sólo como un amigo y mi pecho se oprimía de pura zozobra al no saber si durante el viaje iba a poder cambiar sus sentimientos hacia mí o si, por el contrario, ésta era una travesía en la cual mi dolor estaba destinado a aumentar con sus continuos desplantes. Entonces apareció quien es ahora mi gran amigo y Ala.

  • Jajajajaja ¿A usted también le dijo que era vegetariana? Marica, a mí me vino con ese cuento y el primer día que fuimos al comedor se pidió como 1 kilo de carne jajajajajaja.
  • Mierda
  • Si no…, la vieja me dijo que nos fuéramos también, y a todo el mundo, pero usted fue el único que le arrancó jajajajajaja
  • Triple mierda
  • Esa vieja le ha hecho a varios
  • Sí marica, usted tiene como dos semanas allá para hacerle algo, sino ya después esa encuentra manes y paila.

Y en medio de esta charla, las botellas vacías de licor se iban acumulando mientras una nueva amistad se estaba formando, amistad que perdura hasta el día de hoy, 7 años después. Fue con él con quien entramos al mundo de la seducción, siendo Alas pero amigos de verdad antes que nada. Con él nos hablamos todo el tiempo de “las hembritas”, del day game y el night game, del juego directo vs el indirecto, de las mejores autores de seducción y de un largo etcétera de este mundo que es ya también nuestro.

Ahora mi amigo pasa por un indisponibilidad pasajera y yo, por esto, he andado sin muchas ganas de sargear y rogando por su pronto compañía. Sin embargo, este sábado que viene, voy a salir nuevamente después de un mes sin jugar y sacaré lo mejor que tengo de Aven en su honor, como un Maestro Jedi de la seducción. Porque más que aprender a conquistar mujeres, este es un camino para tener experiencias y vivirlas intensamente, una senda para forjar amistades como la de mi Ala y Yo y en esas aventuras disfrutar de la posibilidad de un nuevo rechazo o un anhelado full-close. Porque llegará el día en que encontremos una mujer que nos enamore y seamos correspondidos y nos lleven al altar. Porque llegará el día en que tengamos hijos y nuestras aventuras de seducción no sean más que anécdotas secretas. Porque llegará el día en que envejezcamos y veamos a nuestros nietos gritar de alegría mientras juegan con el balón de fútbol en navidad. Porque llegará el día en que muramos con una sonrisa gigante de plena satisfacción por una vida buena. Pero hoy no es ese día… hoy sargeamos.

¡Por mi Ala!

PD: ¿Qué podría regalarle a mi amigo en su incapacidad? Se me ocurre un libro. También encontre esta tienda de regalos para hombres en Internet. ¿Conocen otra?

 

 

Publicado por

Aven

Soy un nuevo aprendiz en las artes venusianas

6 comentarios sobre “Próximo día de Sarging: Una nueva esperanza”

    1. Gracias Red Reddington,

      Espero manterme con juicio contando lo que voy aprendiendo en este camino. Qué gusto tenerte por acá

       

Los comentarios están cerrados.