Dejar ir lo que no es nuestro

Despidiendo a Cristina

To start again with somebody new. Was it all wasted, all that love?

Save me – Queen 1980

19 cuadras: Esa era la distancia que frecuentemente recorríamos Cristina y yo para llegar desde el instituto hasta la estación de Transmilenio. Fueron esas 19 cuadras las responsables de que yo aprendiera a soñar con sus sueños y a alegrarme con su sonrisa. En ese pequeño trayecto, Cristina me contaba sus ilusiones infantiles y me confiaba sus miedos prematuros mientras mis sentimientos cedían incontrolablemente al embeleso de sus miradas. Sufría de aquello que los Avens llama monoitis, los Psicólogos limerencia, los Psiquiatras infatuación y los Poetas, simple y llanamente, mal de amor. Pensaba con recelo que Úrsula Iguarán tenía razón al creer que la vida no consistía en una sucesión linear de hechos sino que era un círculo en donde las situaciones se repetían una y otra vez, pues ésta no era la primera ocasión en que me encontraba en una relación similar.

¡Que se vaya el círculo a la mierda! Me prometí

Mi estrategia fue sencilla: Alejarme sin mirar atrás. Para lograrlo, las tácticas a implementar consistían básicamente en no volver a tener contacto con Cristina mientras llenaba mi vida de otras experiencias y, ojalá, de otras mujeres, siempre creciendo a nivel personal. Contra la monoitis, los Pickup Artists recetan simplemente salir y follarse a 10 mujeres. Pero no sólo mi nivel de seductor no estaba aún a la altura de la prescripción sino que veo en este paliativo una medicina que esconde meramente los síntomas, sin atacar realmente la enfermedad: Yo no sólo quería conocer más mujeres como una manera superflua de ocultar mi condición, sino que me imponía a trabajar rigurosamente en mí juego interno para erradicar completamente de mi vida este patrón dañino de conducta.

Alejarse físicamente de Cristina fue sencillo: No teníamos amigos en común y ya habíamos acabado el Instituto; sin embargo, una sensación de zozobra debajo de mi pecho me indicaba que estaba dejando pasar una gran oportunidad para actuar de manera coherente entre “lo que pienso, decido, digo y hago”, porque acaso ¿Un hombre saludable huiría de la situación sin aclarar las cosas? ¿Iba a seguir alejándome de todas las personas que se atravesarán en mi vida para no tener que mostrar lo que siento?

No More Mr. Nice Guy

Y entonces cayó en mis manos el libro del Dr. Glover como un regalo de la providencia. Al leer sus páginas me veía reflejado en los pacientes que aparecen en el libro. Descubrí cómo sentía que debí esconder mis sentimientos para no ser juzgado y no causar conflictos con nadie, para ser un Chico Bueno. Decidí entonces, ver qué pasaba si me ponía por una vez como prioridad y aceptaba plácidamente lo que era y lo que sentía.

Cristina aparecía de vez en cuando, me escribía saludándome y diciéndome que cuándo nos veíamos. Yo aceptaba algunas veces y otras le sacaba el cuerpo. Pero mi nuevo compromiso de honestidad me instó a actuar de manera diferente la última vez que hablamos en el chat:

  • Hola Aven, uy mira ayer me vi… y me acordé de ti – me escribió ella por Facebook

A lo que respondí casualmente unas horas después, al llegar a mi casa. La conversación continuó hasta que llegó al punto de vernos

  • ¿Por qué no vamos a comer la próxima semana? Yo invito =) – preguntó Cristina
  • Cris – comencé yo decidido a dejar las cosas claras y ser honesto conmigo y con los que me rodean de una buena vez – Tengo sentimiento hacia ti y tenerte cerca puede impedirme seguir mi camino y encontrar a alguien que sí me corresponda. Lamento que las cosas sean así pero no creo que deba continuar saliendo contigo de esa forma. No es saludable para mí. Espero que lo entiendas y gracias por la invitación (Créditos Howie Reith)

Ella no supo qué responder, alargó un poco la conversación con preguntas fútiles que yo contestaba reforzando mi posición. Así que su última pregunta fue:

  • ¿Entonces no quieres volver a saber de mí?

19 cuadras a veces bastan para que la vida nos dé un regalo de fundamental importancia. En esa distancia conocí una mujer que me ayudó a conocerme y me dio la invaluable oportunidad de expresarme libremente, aun cuando lo que sentía no fuera correspondido. Ayer estuve cerca de este trayecto, pero esta vez no tenía la incertidumbre de un amor no declarado sino iba alegremente a darle la bienvenida al mundo a una nueva y bellísima criatura. El verla me recuerda que en este mundo estamos sólo de paso y que, de tal manera, no deberíamos andar con el equipaje pesado de los sentimientos reprimidos.

Au revoir Cristina

 

Publicado por

Aven

Soy un nuevo aprendiz en las artes venusianas

10 comentarios sobre “Despidiendo a Cristina”

  1. Hermanito, hace mucho empecé en el tema de la seducción y el sargeo, el proceso de desarrollo personal cuando se toma la decisión de cambiar patrones de comportamiento suelen ser bastante complicados y dolorosos. Excelente que compartas tus experiencias con muchas personas (en especial hombres) que aún temen (expandir su zona de comfort) y ayudar a cambiar el punto de vista de la vida de muchos.

    Estoy desarrollando un proyecto muy similar. Espero ponerme pronto en contacto contigo.

    Buen aporte y una frase que va muy de la mano con el artículo: “No es lo que te sucede, sino como reaccionas ante ello.” Anthony Robbins.

     
    1. Jason!!! Mil gracias por tu comentarios, sí, la idea es que todos crezcamos con nuestras experiencias y por eso el blog. Chévere lo de tu proyecto! Claro, me cuentas por fa, en la página de contacto o a contacto@avenenbogota.com Mira que también he andado leyendo Anthony Robbins y me ha gustado mucho, ahora leo Awaken the Giant Within: How to Take Immediate Control of Your Mental, Emotional, Physical and Financial y me ha gustado mucho, ya comentaré acá en el blog algunas cosas al respecto…

       
      1. Hermano, ese man la tiene muy clara. Aprenderle a ese tipo, esto de la seducción será cosa del pasado. Te recomiendo a Anthony, Jim Rohn y Bob Proctor.

        Claro que sí, estamos en contacto.

         
  2. Aven , sencillamente tu blog es espectacular tienes un poder en tu escritura coherente y bien redactado, este articulo me recuerda porque he decidido empezar en esto del sarging y espero que pueda hablar contigo de mas cosas
    PD tengo bastantes preguntas jaja

     
  3. Aven tu blog es genial. Me identifico con mucho de lo que dices, y estoy buscando un cambio en mi vida. También estoy buscando un ala con quien salir a sargear. Crees que podamos ponernos en contacto?

    saludos!

     
    1. Esteban! Mil gracias por leerme y por tus comentarios son las cosas que lo animan a uno a continuar. Te mando un mensaje al correo para hablar del tema! Mi problema de momento es que quiero mantener el anonimato, pero mañana te escribo y hablamos

       

Los comentarios están cerrados.