Niño Jugando - Recuerdos de niñez

Sobre cómo empezó todo – Mientras las lágrimas caen

As Tears Go By – The Rolling Stones, 1964

Muchos años después, frente a mi computador con mala conexión a Internet, he de recordar las primeras experiencias que me hicieron caer en el curioso mundo de la seducción. Bogotá era entonces una ciudad de unos 5 millones de habitantes, azotada por las temibles bombas y carro-bombas de alias el Patrón quien trataba de demostrar su poder matando personas a diestra y siniestra. Mi pequeñoburguesa vida, empero, transcurría tranquilamente entre Oki Doki (me enamoré de Patilla), De Pies a Cabeza (me enamoré de Violeta), Fuera de este Mundo (me enamoré de Evie) y Los Años maravillosos (sí, también, me enamoré de Winnie Cooper). Las tardes se nos pasaban jugando Yermis con mis hermanos, mis más grandes amigos en la vida, y los camaradas del barrio. Por las mañana sufríamos al tener que madrugar para ir a aguantar las interminables horas en el colegio mixto donde estudiábamos desde que tengo memoria.

Y entonces sucedió…

Yennicita se sentaba a mi lado, compartíamos pupitre, y Avencito hiciste la tarea, y yo que sí la hice y mis mejillas que se sonrojaban y el corazón era que me palpitaba más rápido. Yennicita tiene unos ojos saltones muy bonitos y se ríe por todo y es justo como un ángel – your skin makes me cry – con su uniformito azul y Oh nena tú te ves tan linda que pienso, que el mundo tiende a desvanecer. Y yo, Avencito, me confesaba a mí mismo, como si fuera un pecadito, que Yennicita me gustaba y que nadie podía saberlo porque qué vergüenza y qué dirá la gente y quién se aguanta esa montadera de Le gusta Yennicita, Le gusta Yennicita, Le gusta Yennicita. No gracias, prefiero vivir y allá mis compañeritos que sí revelan sus tragas y soportan a regañadientes los rechazos y los le gusta Erikita, le gusta Marcelita, le gusta Fabiolita, así que Avencito aprende a no mostrar tus sentimientos y en todo caso quién sabe si a Yennicita le gusta Avencito.

No le gusta, porque sí, no nos digamos mentiras, Avencito es súper inteligente y se gana siempre los concursos de cálculo mental y todo, pero qué pereza tan nerdito y timidito, en cambio Matoncito, ayyyyyyyyyyy ese sí es todo bonitico y es el capitán del equipo de Fútbol y con su actitud toda malandrita, no hay niña que no quiera estar con Matoncito. Así que Matoncito aprovecha y roba piquitos por aquí y por allá y Avencito dele con juicio a sus estudios y yo ahora me pregunto qué hubiera pasado si Yennicita se hubiera fijado en Avencito y no en Matoncito, seguramente yo sería bailarín y no poeta como dice el viejo Andrés quien murió tan jovencito.

Algunos años después…

Yenny se casó con un tipo que tiene cara de matón y su Facebook trata de engañarme mostrándome fotos en las que se le ve menos tierna de como yo la recuerdo. No mucho más ha variado: Nuestros diminutivos cayeron en desuso y ahora se estila más la apócope del tipo Sofi, Jero, Isa y Juanda. Pink Floyd sigue siendo la mejor banda de Rock, los Beatles la más legendaria y Freddie Mercury el más grande Frontman. Backstreet Boys cambió de nombre y ahora son conocidos como One Direction. En las rumbas, Rikarena y Proyecto Uno – duro y seguro – le dieron paso a Plan B y Maluma – el pretty boy, dirty boy –. La escucha de grupos a lo Guns and Roses, Metallica y Pantera como primeros atisbos de ingenua rebeldía ha sido remplazada por… hmmmmm la verdad ésta no me la sé.

Pregunta: ¿Todavía se escucha en Prom que se respete El Baile de los que Sobran?

Cae el atardecer del día y todo lo que escucho es una leve llovizna en el techo de mi casa. Salgo a caminar por las calles de Bogotá, puedo ver caras sonrientes pero no son la mía. Me siento en un parque y empiezo a ver a los niños jugar,

“Haciendo cosas que yo solía hacer,

Ellos creen que son nuevas.

Yo me siento y los miro jugar,

Mientras las lágrimas caen.”

¡Ver Video Abajo!

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

 

Publicado por

Aven

Soy un nuevo aprendiz en las artes venusianas