Cuarto día de Sarging. Me lo paró, el taxi

Hacia las 9:30 de la noche entramos en el conocido bar gay de chapinero Theatron. Parece raro irse de levante a un bar gay pero la verdad es que este bar es ya tan famoso en la escena de Bogotá, que también es visitado por bastantes heterosexuales. Unos minutos antes habíamos estado practicando el juego del Ala con los compañeros Avens en la iglesia de Lourdes. Yo me sentía de buen ánimo, listo para ir a abrir sets apenas tuviera la oportunidad. Hicimos la fila de rigor, pagamos los 34 mil pesos de cóver (con barra libre), nos tomaron una foto en la entrada con una Drag Queen y pronto estuvimos dentro de esta inmensa discoteca, llena de sets con mujeres bastantes interesantes. ¡Acá vamos!

Nos dividimos en grupos entre los compañeros y se nos dio la misión de hacer dos test de confianzas. No explicaré ahora qué es un test de confianza, pues en mi caso no logré ninguno y, de esta manera, una explicación no aportaría nada a esta entrada. Con mis compañeros Avens nos fuimos primero a ver los diferentes ambientes de Theatron, lo cual dilató nuestra entrada al juego y, seguramente, empezó a crearme paja mental. Otra vez me encontraba procrastinando e irrespetando la regla de los 3 segundos. De hecho, ahora que lo pienso, creo que nunca he abierto un set a los 3 segundos de llegar a un sitio, aún tengo que mejorar bastante mi juego.

En un corredor entre el baño y el ambiente de salsa del bar me lancé a abrir mi primer set. Usé una rutina bastante sencilla pero, por la misma razón, poco efectiva -El que arriesga poco, gana poco -.

– Chicas ¿Les podría pedir un favor? – Le pregunto a dos viejas que pasan cerca de nosotros generando algo de expectativa

– ¿Sí? – me contesta alguna de la dos, sin mayor interés

– ¿Podrían tomarnos una foto? – Les pregunto, mientras les entrego mi celular

Ellas nos toman la foto y… no pasa nada más. No usé neg comodín, no usé DAVs, no usé FLTs, no usé fue ni mierda y la interacción no dio para más, o eso creí en ese momento. Seguimos caminando por el sitio por unos minutos al tiempo que la paja mental crecía: cada vez daba más miedo caerle a alguien por ahí. Después de unos minutos, nos volvimos a encontrar con las viejas de la foto, en el ambiente de música electrónica. Yo fui de una y les empecé a bailar, sin pedir permiso ni nada, como debe ser. Ellas se alegraron, me sonrieron y chocamos las manos; sin embargo, noto que las dos están ya bastante pasadas de copas, en especial una que ni puede bailar por su estado; además, no es que sean muy bonitas la verdad. No hay mucho más que hacer acá, bailó un rato y me voy en busca de mis compañeros para abrir otros sets.

Llegamos al ambiente de Reggaetón y lleno de viejas esa vaina. Acá la cosa se ve fácil, hay por ahí harta hembra. Sola. Enrumbada. De hecho, después me confirman que es muyyy fácil levantar en Theatron, que basta simplemente lanzarse a rumbéarselas de una: sin mente como el demente. Infelizmente, mi nivel de paja mental ha crecido y no actúo de una manera desenvuelta. Me pongo a fichar (ver qué viejas hay en el bar), lo cual está rotundamente prohibido por el manual del buen artista venusiano (pickup artista PUA). En esas vuelvo y cruzo miradas con una hembrita y sonrisa que va, sonrisa que viene jajaja. Aparentemente, he mejorado considerablemente mi juego con el contacto visual, para más información ver mi salida de campo número 3. Acá me dieron chance: la agarro y la jalo un poco para que baile conmigo, nuevamente sin preguntar ni nada. Empieza esta mujer a bailarme re porno, me lo restriega una boleta (¿Una delicia?) y yo que test de confianza ni que hijueputas. En todo caso, la vieja no es que me mate tampoco y no me animo a buscarle un beso (kiss-close), así que después de par temas nos alejamos.

Nada de desfallecer aún. Vamos con otros dos compañeros Avens a seguir jugando. Entramos y encontramos un grupo de tres, para tres que éramos. Me da un poco de ansiedad aproximarme. Mis compañeros me dan ánimo: que vaya yo, que todo bien, que las viejas vea que están que se bailan. Voy y a éstas sí les pregunto que si bailamos, grave error que sin embargo no me castigan. Las viejas acceden y empieza el bailoteo. La música está bien buena con éxitos como

… me lo paró, el taxi, me lo paró, cho cho chofer para el taxi…

pero mi pareja nuevamente no me motiva. Quiero alejarme pero siento que sería una descortesía ya que las amigas están ocupadas con mis compañeros. ¿Y ahí qué se hace? Ni idea, seguir bailando será. Por fin un compañero, también mamado de su pareja, me dice que se va. Ahhh espere yo también salgo. Chao, nos vemos.

Así pues acaba está salida de levante por Bogotá sin mayor pena ni gloria. Hubo algunos errores que quiero resaltar:

  • Nos demoramos mucho en ponernos en actitud de levante: Toca llegar al sitio y de una ponerse a hablar con la gente.
  • No abrimos sets que nos motivaran: Finalmente, uno siempre va a querer caerle a viejas que le gusten.
  • No usamos las rutinas: Simplemente tratamos de conseguir mujeres de la misma forma que cualquier otra persona lo haría.

Así transcurrí aquella noche. Espero tener estos aprendizajes en cuenta para el sábado que se viene con toda y también me gustaría, sinceramente, que mis experiencias ayuden al lector en algo.

 

Publicado por

Aven

Soy un nuevo aprendiz en las artes venusianas

4 comentarios sobre “Cuarto día de Sarging. Me lo paró, el taxi”

  1. Parcero, jugar en Theatron es muy sencillo, el nivel de sargeo es muy básico y he tenido grandes experiencias, empezando desde la primera noche. Conseguir un polvo allá es muy breve, es solo cuestión de ganas entre los dos.

    En general sargeas si quieres continuar la interacción en otro lugar y no tanto para los abordajes y la atracción, porque las mujeres también van predispuestas a querer algo (sexual), lo que hace mucho más sencillo tu “juego”.

    Lo que me ha funcionado allá es superar la regla de los tres segundos, un lenguaje corporal muy fluido y tocarlas sin ningún tipo de pena, ellas también van a lo que van, si pierdes es por tu débil juego interno, no hay que limitarse mentalmente.

    No es necesario entrar con abridores, ni rutinas, a veces solo basta bailar entre ellas sin mostrar todas tus llaves, ignorar el objetivo, pedirles que te inviten a un trago (finges que no tienes vaso), las excitas y las besas.

    Si continua la interacción bailas más sensual con tu objetivo, le haces quinos, estaría bien un piropo para crear comfort, y empiezas a tocarla como si no hubiera un mañana (me gusta ser discreto y trato de no llamar la atención ante todo el mundo), luego de eso la detienes y le dices si quieren que vayan a otro lugar o te da su número para tener sexo sin ningún tipo de compromiso, ahí tienes que superar las limitaciones de último momento, trata de alejarla de sus amigas, siempre querrán evitar el factor fulana.

    Si quieres mejorar tus habilidades ve a lugares donde el juego sea más complicado, en la calle, lugares públicos, otras discotecas en otras zonas. Si quieres solo divertirte y echarte un polvo fácil ve a Thea.

    Consejo: lleva camisas de botones, entre los espacios ellas te meten la mano 😀

    Saludos.

     
    1. Viejo Sebastian, muchas gracias por tus consejos. Disculpa apenas te contesto pero es que no sé porque te habían puesto en spam. Oye, tienes toda la razón, en Theatron es breve el full close. Se ve qué eres ya recorrido y sabes cómo es la vaina. ¿Otros bares recomendados para levantar en Bogotá? Qué bacano tenerte por mi blog

       
  2. Tio tu blog es la ostia, exactamente mañana voy con mi colega a sargear, no contamos con coach en nuestra ciudad asi que somos pioneros(al menos dentro de nuestra localidad) en el mundo del pick up; ya te contare mis experiencias, muchos exitos!

     
    1. Por favor, mántennos informados de cómo te va. Te deseo todo el éxito desde acá y claro, la idea es que todos aprendamos y mejoremos nuestro juego! A por ellas 😉

       

Los comentarios están cerrados.