Consideraciones preliminares para el juego de la seducción

Sólo se ve bien con el corazón; lo esencial es invisible para los ojos. El Principito – Antoine de Saint-Exupéry

Se cree que el ser humano moderno, el homo sapiens (hombre sabio), apareció sobre la faz de la tierra hace unos 200.000 años pero que podríamos rastrear nuestros antepasados aún con mucha más anterioridad, alrededor de seis millones de años. Independientemente de los grandes cambios sociales que hemos experimentado en los últimos tiempos de nuestra especie – explosión demográfica, aparición de métodos anticonceptivos, entre otros – las pautas biológicas que establecen nuestra vida emocional han tenido pocas variaciones. De esta manera, nuestras relaciones personales están guiadas no sólo por nuestro juicio racional o nuestra historia personal, sino por nuestro pasado remoto (Daniel Goleman, Inteligencia Emocional).

En el caso particular de la seducción, nuestros procesos de selección y rechazo de potenciales parejas parecen arraigarse fuertemente en instintos de supervivencia y reproducción creados hace eones. Dichos procesos están tan fuertemente marcados en nuestro código genético que persisten aun cuando algunos de ellos sean hoy en día obsoletos. Por ejemplo, algunas mujeres pueden sentirse atraídas hacia un hombre pues sienten que les “brinda protección” incluso cuando estas mujeres son personas perfectamente independientes que pueden sobrevivir sin la “protección” de una pareja.

El artista venusiano es consciente de los instintos de reproducción y supervivencia y de la importancia de su valor en la conquista. En efecto, gran parte de la teoría de las artes venusianas está basada en la generación de atracción dada por el valor de supervivencia y/o reproducción que tiene un individuo frente a sus pares (VSR – Valor de Supervivencia y Reproducción). En gran medida, consideramos que una persona es atractiva bien sea porque tiene un alto valor de reproducción o porque tienen un alto valor de supervivencia o porque tiene tanto un alto valor de reproducción como un alto valor de supervivencia.

Alto Valor de Reproducción (AVR)

Un AVR es más fácilmente identificable a la vista que un alto valor de supervivencia (AVS). Ciertamente, a pesar de ciertos factores culturales y/o temporales, nuestra concepción de la belleza física en el sexo opuesto está estrechamente relacionada con la capacidad de reproducción.

Si bien pinturas antiguas nos han ayudado a establecer que en otra época se preferían a mujeres más “rellenitas” que en la actualidad, ciertos estudios sugieren que la relación cintura/cadera que favorecemos los hombres en las mujeres sigue invariable y que dicha relación (ca. 0.7) existe porque muestra mayor fertilidad en la mujer. Es también por esta razón que preferimos parejas jóvenes (o mejor, en edad fértil) que personas en edades donde no sea posible la procreación (muy jóvenes o muy mayores).

Diremos entonces que una persona tiene un AVR si es físicamente apuesta. Ejemplos de personas con AVR son Linda Palma, Paulina Vega Dieppa, Valerie Dominguez, Brad Pitt, George Cloney.

Paulina Vega
Paulina Vega – AVR

Alto Valor de Supervivencia (AVS)

A diferencia del AVR, el AVS no es tan fácilmente identificable a la vista; sin embargo, tratamos de establecer visualmente algunos indicadores de AVS: Una postura adecuada, un correcto lenguaje corporal o un reloj fino pueden ser indicadores de AVS, si bien más engañosos que la belleza como muestra de AVR.

En general, podemos decir que una persona tiene un AVS si es exitoso de alguna forma que pueda ayudar a facilitar las condiciones de vida suyas y las de otras personas, esto incluye ser destacado profesionalmente, académicamente, en sus relaciones interpersonales, etc. Es por esta razón que una persona con dinero va a tener un AVS, ya que cuenta con éxito financiero. Pero también existen otras formas de obtener un AVS que no son normalmente tenidas en cuenta, un ejemplo puede ser aquel del nerd que no levanta por no saber capitalizar su éxito académico con el sexo opuesto al carecer de habilidades sociales; sin embargo, un nerd al ser exitoso en su estudio tiene potencialmente un AVS que podría usar a su favor. En Colombia llamamos a este proceso pasar de ser nerd a ser “pilo”, término que tiene más favorabilidad en el sexo femenino.

Como veíamos al comienzo de esta entrada, dejamos guiar nuestro proceso de selección de pareja por métodos antiquísimos, incluso si éstos son ya obsoletos. De tal suerte, para establecer si una persona cuenta o no con AVS, las siguientes características siguen siendo tan válidas como lo eran lustros atrás:

  • Es líder
  • Protege a sus seres queridos
  • Tiene preselección (otros pares ya quieren estar con él)

Ejemplos de personas con AVS son Barack Obama, Alejandro Santo Domingo o Laura Restrepo.

B. Obama - AVS "President Barack Obama" by Official White House Photo by Pete Souza
Barack Obama – AVS

Hombre, mujeres, AVR y AVS

Las artes venusianas plantean que el sexo femenino es abundante en valor de reproducción mientras que el sexo masculino es abundante en valor de supervivencia. La explicación de esto parece encontrarse en las diferencias de género biológicas que dieron pie a diferencias de género en esferas psicológicas y sociales. Una de las diferencias principales radica en el contraste de roles respecto a la procreación: Físicamente, un hombre puede engendrar un hijo cada 10 minutos, mientras que una mujer sólo cada 9 meses (plantea Mystery).

Veamos las implicaciones que plantean los Avens de la última afirmación con un ejemplo:

Imaginemos que en el mundo quedan sólo 200 personas que están distribuidas en dos islas aisladas. En la isla A tenemos 1 mujer y 99 hombres y en la isla B tenemos 1 hombre y 99 mujeres. La mejor estrategia para que el género humano subsista sería diferente en la isla A que en la isla B. En efecto, la mejor estrategia en la isla A sería que la única mujer elija al hombre que tenga el mayor AVS mientras que en la isla B sería que el único hombre tuviera hijos con tantas mujeres como fuera posible, las mujeres con mayor AVR.

Así pues, para encontrar parejas sexuales las mujeres tienden a buscar hombres con AVS y los hombres, mujeres con AVR. Claramente, la línea de esta división es tenue y el sexo femenino también busca hombres apuestos como el sexo masculino busca mujeres “exitosas”. Pero en general, podemos concluir que el sexo que es abundante en valor de supervivencia, los hombres, busca al sexo que es abundante en valor de reproducción, las mujeres, y viceversa. Esto vendría a explicar el por qué vemos más hombres con dinero con mujeres bonitas que mujeres millonarias con hombres guapos. Incluso existe un término para las mujeres que aportan AVR a un hombre con AVS, las trophy wife.

Todo lo anterior, para preparar mi salida de esta noche de sarging… Implementaré en el campo algunas estrategias basadas en las teorías aquí presentadas para probar su validez y en mi próxima entrada les contaré los resultados.

 

Publicado por

Aven

Soy un nuevo aprendiz en las artes venusianas

2 comentarios sobre “Consideraciones preliminares para el juego de la seducción”

Los comentarios están cerrados.