Primer día de Sarging

千里之行,始於足下

Un viaje de mil li comienza con un solo paso – Lao Zi, Tao Te King. ca siglo VI a.C.

Pues sí, empezó mi largo viaje en el mundo de la seducción. Pocos días después de tener mi primera clase en Levantart, voy a practicar lo aprendido en mi primera salida de campo (no oficial, la hago a cuenta propia y no con los coachs de la academia). Como lo explica Neil Strauss (Style) en su celebérrimo libro “The Game”, sarging es el término que usan los Avens para referirse al acto de salir a conocer mujeres, es lo que en Bogotá coloquialmente llamaríamos “irse de levante”.

Para salir de sarging los PUAS aconsejan dos tipos de compañía: El Pívot y el Ala (Wingman). Tanto el pívot como el ala son compañeros que ayudan al Aven a conocer otras mujeres. La diferencia principal radica en que el pívot es una mujer y el ala un hombre (existen otras diferencias). En la salida que estoy relatando, estuve acompañado de un gran amigo, es decir, salí con un ala y yo era a la vez el ala de mi amigo. Dos consideraciones que creo pertinentes mencionar acá sobre el ala son las siguientes:

  • Es conveniente que los dos estén en el mismo proceso y así puedan retroalimentarse mutuamente. Si bien salir con un “natural” puede ser de gran ayuda, el ala va a estar más consciente de los métodos que estamos implementando.
  • Preferiblemente se debe tener una buena amistad con el Ala, es decir, se debe conocer al Ala y tenerse una admiración mutua que será usada en las interacciones con los sets (grupos de personas).

Así pues, ya con mi ala elegimos el lugar para ir de sarging, el cual es un “club de baile” cerca a la 85 con 15 que normalmente es visitado por muchas personas, aun entre semana. Para esta primera prueba de campo debíamos trabajar sólo en la primera etapa del modelo de Mystery, a saber: A1 (Atracción – Apertura). Las técnicas a ensayar eran:

  1. Approach: (Acercamiento) Se debe tener un correcto lenguaje corporal con la espalda erguida, los hombros relajados, los pies alineados con los hombros, sacando pecho y la cabeza ligeramente inclinada hacia el cielo. Esta postura puede verificarse al apoyar simultáneamente en un pared las talones, glúteos, hombros y cabeza. En el lugar del sarging no se puede estar “como un ventilador” viendo de lado a lado a todas las mujeres; al contrario, debemos estar frente a frente con nuestra Ala pasando un buen rato.
  2. FLT: (Falsas limitaciones temporales) Son frases que usamos al abrir un set para indicarles que tenemos poco tiempo. Al usar estas frases buscamos que la contraparte no piense que le estamos “cayendo” y vamos a estar ahí toda la noche
  3. Openers: (Apertura) Es la frase con la que nos acercamos al set.

Los FLT junto a los Openers se usan para dar la sensación de que no tenemos ningún interés sexual en nuestro acercamiento, sino que queremos simplemente comentar algún tema. En la fase A2 veremos por qué queremos crear esta sensación. Finalmente, debemos comportarnos como maestros Zen libres del deseo: Sin anhelos de ningún resultado, vamos simplemente a disfrutar El Aquí y el Ahora del proceso.

Hacia las 7:30 de la noche me encuentro dentro del lugar con mi amigo, empezamos a hablar entre nosotros, revisando nuestra postura y cuidándonos de no estar viendo por todo lado a las mujeres del sitio. La música es algo alta y en ocasiones no alcanzo a escuchar lo que mi ala me dice. Me acerco para oírlo mejor y me regaña diciéndome “no picotée” (no es conveniente inclinarse hacia la otra persona cuando no la oímos pues es considerado una demostración de poco valor). Me río y recobró mi postura. Tres mujeres se hacen a mi izquierda, reclinándose sobre la barra. Es un set perfecto para abrir pero las dudas empiezan a asaltarme: ¿No suena muy ficticio lo de los FLT y Openers preparados? ¿Qué tal se burlen o me ignoren? Caigo entonces en cuenta de que había olvidado la regla de los tres segundos (Uno debe abrir un grupo en el tiempo que le lleve tomar la decisión de hablar con ellos y acercarse físicamente a dónde están, lo cual dura normalmente 3 segundos o menos). La regla de los tres segundos existe porque si uno deja pasar mucho tiempo, la cabeza lo empieza a trabajar a uno. Justo eso me estaba pasando. No importa, mi amigo es más decidido, se acerca, lanza su material enlatado:

– Ala: “Chicas, tengo un minuto (FLT). Estábamos hablando aquí con mi amigo si mienten más las mujeres o los hombres ¿Ustedes que opinan?” (Opener).

Lo hizo, abrió el grupo y yo no sabía qué hacer, me sentía algo incómodo y me parecía que ellas también. Una de las tres amigas se veía más receptiva, pero me daba la impresión que las otras dos o bien miraban para otro lado o miraban con una sonrisa incrédula la situación. La charla siguió un poco y luego mi amigo y yo continuamos con nuestra conversación, ya sin ellas.

Era mi turno, dejo pasar algún tiempo y no me siento cómodo con los FLT y Openers que había preparado, simplemente me parecen que suenan muy excusa. Quiero algo más real. Mi amigo me dice que “fresco” que hablemos de otra cosa. Comenzamos a hablar de la idea de negocio que él me había comentado hace unos días. En mitad de este tema, él me dice: “Use eso para abrir este set” (dos mujeres están detrás de él, pidiendo ser abiertas). Acá voy yo:

– Yo: “Chicas ya nos vamos con mi amigo (FLT) Pero es que estábamos hablando de un tema y queríamos la opinión de otros… (Opener) (comento la idea de negocio de mi amigo y porque yo creo que su mercado objetivo no es el correcto).

Me siento bastante bien, una de las dos mujeres es bastante receptiva y empezamos a intercambiar preguntas y respuestas. Presento a mi ala, me presento a mí mismo y trato de “meter” un nuevo tema preguntando por sus ocupaciones. También ellas nos preguntan sobre nuestra vida y aprovecho para meter unos DAVs (demostraciones de alto valor). Hablamos un rato más y nos separamos. Al final de la noche una de estas chica se acerca a mí por detrás, toca mi espalda y me dice adiós con una sonrisa, mi más claro IDI (indicador de interés) de la noche.

La música poco a poco sube su volumen. Ya la pista de baile está llena y el perreo hace su debut. Va siendo hora de irnos pues, hasta donde sé, no es conveniente abrir un set mientras bailan (para comenzar un interacción se debe tener la energía un poco más alta que la del grupo a abrir, nunca una energía menor pero tampoco demasiado más alta).

– Ala: “Voy a echarme un bazucazo para irnos”

– Yo: “Bazucazo??”

– Ala: “Sí marica…” Le entiendo que un bazucazo es algo así como un ataque Kamikaze. Uno de entrada va incluso esperando un rechazo directo. Recuerdo entonces que Mystery los menciona.

Mi Ala se aleja algún tiempo corto y vuelve. El bazucazo era que a él le gusta una amiga que era ex de un amigo y quería una opinión sobre cuánto esperar antes de caerle. A mí no me suena nada mal el bazucazo, de hecho me parece bastante apropiado y decido usarlo en dos chicas que acaban de pararse cerca de nosotros:

– Yo: “Chicas, ya vamos de salida (FLT) pero quisiera una opinión: A mí amigo le gusta una ex de un amigo pero no sabemos si debe esperar antes de caerle…” (Opener)

La cosa no sale mal, ellas preguntan cuánto tiempo duró nuestra amiga con nuestro amigo. Yo no sé qué decir y le tiró la pelota a mi amigo: “¿Cuánto fue que duraron?” “Como 6 – 7 meses”. Una de ellas hace cara de que hacerle sin remordimiento pero la otra parece opinar que no le debería caer nunca a la ex del amigo. No hay muchos más avances.

Mi Ala y yo nos retiramos de la discoteca y vamos por una cerveza en un “chuzo” cerca de ahí. Nos reímos acordándonos de la noche y mi amigo me hace caer en cuenta de que lo “vendí” las dos veces: En una ocasión me demostré en desacuerdo con su mercado objetivo y en la otra lo pude hacer ver como un “gusano” (persona que le cae a la mujer del prójimo). Un Aven no hace eso. Reflexionamos un poco sobre el tema y propongo que volvamos el bazucazo en un opener que a la vez sea una demostración de alto valor del Ala, así:

– “Chicas ya vamos de salida pero estábamos hablando sobre un tema y queremos una opinión: Una amiga LE ESTÁ CAYENDO a mi amigo acá, pero es que ella es la ex de un amigo nuestro…”

A los dos nos gusta mucho la idea, nos reímos a carcajadas y hacemos un “topetón de puño” (fist bump). Acabamos la cerveza y me despido de mi amigo. Al montarme en el taxi aún tengo una sonrisa silenciosa en mi cara. Creo que ha sido un buen comienzo.

 

 

 

 

Publicado por

Aven

Soy un nuevo aprendiz en las artes venusianas